¿Es la primera vez que necesita una traducción?

 

 

En esta página encontrará todo lo que hay que saber al respecto.
 

 

01         ¿Por qué contratar a un traductor profesional? Hay muchos programas que ofrecen traducciones automáticas gratuitas...

 

Traducir no consiste solo en palabras. Dependiendo de la combinación de idiomas, contexto, ámbito, cultura, época, etc. una palabra, una frase o un párrafo pueden tener un significado, un estilo y un fin distintos. Una máquina no puede adaptarse a nada de lo anterior.

 

 

02         ¿Por qué contratar a un traductor autónomo y no encargar la traducción, por ejemplo, a una empresa de traducción? 

 

La razón fundamental es el precio. Una empresa actúa como intermediario entre cliente y traductor (y quizás revisor), por lo que el precio final

se triplica. Sobre la calidad, ninguno es mejor o peor.

 

 

03         Vale, me he decidido por un traductor autónomo. ¿Cuánto cuesta una traducción?

 

No todas las traducciones son iguales. No es lo mismo traducir un manual de ingeniería, que un artículo científico o que un folleto turístico. Asimismo, no es lo mismo traducir del inglés al español que del chino al ruso. Cada tipo de texto requiere a un traductor que domine el ámbito y el idioma. Por eso, lo ideal es contratar a traductores nativos de la lengua meta, especializados en diferentes ámbitos como medicina, turismo, derecho, etc.

 

 

04         ¿Cómo se tasa una traducción?

 

Lo normal es que se cobre por palabra del texto original. Por supuesto, también hay quienes cobran por línea (a 55 caracteres con espacios) o por página, aunque es menos frecuente.

 

© 2015-2019 Patricia Blanco Domínguez